Viento en popa (I)

Estándar

Esta es una anécdota en partes: la 42ava en la saga del Dr. Kovayashi.

Una vez concluidos los preparativos, con una celeridad que a juicio del doctor era tan justificable como imperativa, el Timor zarpó rumbo al sur bajo el sol del mediodía. El calor perdía la mesura en la piel del doctor; seguramente más de cuarenta grados, y en aumento. No se requería poseer un doctorado en Física para saber que la carga de radiación solar que alcanzaba la cubierta era tan letal como hundirse en alguno de los remolinos negros que de a ratos se dejaban ver sobre estribor. Kovayashi se bajó las mangas de la camisa para proteger sus antebrazos. Tantos meses de sotobosque umbrío le habían debilitado la piel, ahora blanquecina y ajada.

La corriente fluía hacia el norte en caudaloso descontrol. A los ojos de cualquier viajero desprevenido, esa marcha en la que el mascarón de proa cortaba innumerables olas por minuto habría parecido veloz. Sin embargo, los viajeros desprevenidos escaseaban por esas latitudes. Muy por el contrario, Kovayashi, quien por su espíritu científico se mantenía alerta y asombrado, conocía a la perfección los fundamentos del sistema de posicionamiento global, y pese a que no llevaba consigo ninguno de esos pequeños dispositivos pudo determinar que, en efecto, el avance era lento, excesivamente lento. De haber sabido la distancia que aún tenían por recorrer, cosa que Makraff -astuto diablo de mar- se cuidó muy bien de no revelar, habría podido estimar que tendrían por delante más de un mes sobre las aguas. Y habría desesperado.

El hecho de estar yendo hacia el sur, ese sur tan anhelado, trajo aparejado en el doctor y sus dos micos una especie de tranquilidad inesperada y, como suele sucederle a las personas en situación de haber cumplido un objetivo, incluso uno parcial, la mente del doctor se llenó de pensamientos postergados. Así fue como recordó el sobre de papel madera con los escritos de Feather y Teller. Aunque no todo era de buena calidad literaria, en su momento había leído con fruición las historias de El Gringo y La Lucecita, y aún le quedaban al menos dos capítulos para terminarla. Si el viaje en barco se lo permitía, una vez terminada la saga arrojaría el sobre entero a las turbias aguas del río negro.

Más allá de otros temas menores surgidos al azar, la gran preocupación del doctor era cómo recuperar su vida normal en Buenos Aires. En ese sentido, el retorno a la Facultad y a sus estudiantes era, sin lugar a dudas, la preocupación principal. Hacía un año que había desaparecido sin dejar rastros. Cualquier persona en su sano juicio descartaría la idea de poder reaparecer un buen día y retomar sus tareas donde las había dejado. Kovayashi era en extremo consciente de que él conservaba esa chance: unas cuántas llamadas y zanjaría el asunto. La gratuidad de la educación universitaria no eximía a las Facultades de la UBA de realizar constantemente cierto marketing para captar más alumnos y recursos. Hacía cuatro años que el doctor dirigía el máximo de estudiantes permitido por los reglamentos, y no menos del triple de ese número se quedaban año a año con las ganas. Sí, el prestigio que daba su nombre era un reaseguro, y en los últimos tiempos el doctor había aprendido muy bien cómo moverse sin escrúpulos por la oscura zona que existe más allá de reglamentos y leyes.

Continuará…

Versión imprimible -> Viento en popa (I)

Escuchálo online en Soundcloud

Anuncios

12 comentarios en “Viento en popa (I)

  1. otherK

    “la oscura zona que existe más allá de reglamentos y leyes”
    que territorio maravilloso !!

    este capitulo entra a los pulmones del lector, excelente

  2. Marina

    Es como que ya lo veo caminando por la facultad….Llegará ese dia y muchos lo estarán esperarando. Siempre encontrará estudiantes dado que él sabe protegerlos y seducirlos

  3. Cuántos fantasmas del pasado quedan en la Facultad y/o en nuestras memorias. El Dr. K sabe, como aquéllos, encontrar las grietas y las suaves corrientes de aire, las cuevas, los artilugios y los vericuetos. Inquieto, sagaz, nunca abandonará, siempre hay una alternativa. Esa zona oscura sigue viva. No lo dudes, sus estudiantes lo aprecian y la darán cabida otra vez más, si es que consigue regresar vivo.
    Gracias por leer, comentar y estar ahí!

  4. Hola Micromios! Estoy volviendo lentamente. Desde enero que no publicaba nada y estoy atrasadísimo con la lectura de blogs amigos. Comienzo complicado de 2012. Pero acá estamos, ¡hierba mala nunca muere!

    Ya nos estamos empezando a leer de nuevo, eh?
    Saludos y muchas gracias por pasarte por aquí!

  5. Hola Cristina! Veremos cómo marcha este regreso en el Timor. ¿Hasta dónde será confiable el Capitán Makraff? ¿Qué interés puede tener en llevar desinteresadamente al doctor? ¿Cómo sabía que lo estaría esperando en el embarcadero? Nadie lo sabe, y por lo visto les falta bastante hasta llegar a cualquier lugar civilizado. Oportunidades para la aventura no faltarán.
    Salut, gracias por leer y comentar!

  6. Un mes de mar y mar! Un mes! No, insoportable. Bueno, tal vez para cualquier hijo de vecino no acostumbrado a la aventura y a la epopeya, pero no para el Dr. K, claro. A lo sumo tendrá que cuidarse bastante de ese sol traicionero que además de la radiación, puede sorprender con una insolación alucinatoria o bien un espejismo juguetón causado por la propia mente. Sumemos las cavilaciones y la ansiedad creciente que, creo, irán en aumento a medida que el Dr. se acerque más y más a su antigua realidad… Ese momento será digno de leerse (o de escucharse). Salú!

  7. Masterión! Tengo la impresión de que el viaje va a durar más o menos eso. Pero si sigo publicando a este ritmo el pobre K no va a llegar más a BA. Se hace lo que se puede, ud. sabe. Es verdad que el sol puede causar estragos. Hasta donde pude averiguar, el doctor viaja en cubierta día y noche. Por ahora no hubo alucinaciones, pero al doctor se lo nota un tanto relajado. En principio, cada vez que se relajó pasó algo tan sorpresivo como peligroso. En fin… Yo, en lugar de ustedes, los amables lectores, estaría más pendiente -de ahora en más- a las historias de Makraff, que parece ávido por responder todas las preguntas del doctor.
    Salú y gracias por leer y comentar!

  8. ahí me voy poniendo al día.
    a mí lo que me preocupa es que va a pasar con nicola y david. se van a adaptar? es dura la vida de ciudad para los monos, tanto cemento, tanta pared.
    sigo.

  9. Hola g.
    Primero esperemos que lleguen. No hay que dar nada por descartado. Pero es verdad, si llegan bien, el cemento los puede desde aniquilar hasta transformar en cosas más paercidas a nosotros, y no sé qué sería peor para ellos. Me elgro de que estés poniéndote al día con el Dr. Piu avanti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s