La montaña

Estándar

Esta es una anécdota en partes: la 4a en la saga de la Señora W. y también la 15a en la saga del Dr. Kovayashi.

Diáfano y caliente era el aire del arenal. El viento del norte sorteaba hábilmente los arbustos del matorral, y arriba, sobre la cima de la montaña, Daibushi y su aura verdosa flotaban como una luna llena en pleno día. Los únicos humanos a la vista eran Rómulo y W., quienes habían decidido aceptar el riesgo de atravesar el desierto con el sol en el cenit y sin agua. No desconocían las consecuencias de la deshidratación o la insolación, por lo que esperar la tarde bajo el fresco de alguna sombra habría sido lo correcto, incluso hasta habrían podido obtener algo de agua de alguna raíz carnosa. Pero al ver a Daibushi en el cielo, una desmedida ansiedad por hablar con ese hombre santo los había empujado a andar. Rojos, los hombros de W. estaban próximos a despellejarse, su cabeza hervía y, al igual que Rómulo, sentía que las venas de sus sienes latían demasiado aprisa.

_ “Con el transcurso de los milenios, los dominios de la magia se fueron volviendo más permeables a las leyes físicas del mundo sensorial”, dijo Daibushi a su fiel ayudante. “Y si no lo crees, Antiguo Cardo, asómate y mira lo que está a punto de ocurrir.” El Maestro hizo un ademán con su barbilla, y El que era el Cardo de Flores se echó panza a abajo al borde del risco, dejando que sólo su cabeza desafiara al precipicio. Cientos de metros más abajo, adheridos como geckos a la ladera rocosa, el contrahecho identificó a la pareja que trabajosamente escalaba hacia la cima.

_ “¡Son mis amigos… y vienen a hablar con usted, Maestro!”, gritó con entusiasmo El que era el Cardo de Flores, a lo que Daibushi respondió con una mueca que bien podía significar alegría o consternación. Rómulo iba primero, marcándole a su esposa las mejores salientes para afirmarse. El ascenso había ido bien hasta que la piedra sobre la que él acababa de apoyarse se desprendió de la pared como un perejil de entre los dientes. Rómulo cayó de espaldas al vacío y quedó tendido abajo en una amplia mesa de piedra, de cara al cielo. La Señora W. desesperó, gritó y lloró, pero al darlo por muerto resolvió continuar, casi al límite de sus fuerzas, su ascenso hacia Daibushi. Nada había por hacer, y nada la detendría.

Pero Rómulo estaba vivo. Con paciencia y no sin espanto, sorprendido de apenas haber sentido el golpe tras la caída verificó una por una sus extremidades y articulaciones, tensó y aflojó los músculos, movió la cabeza y las manos, parpadeó, miró el cielo celeste, escuchó el viento en sus orejas y tanteó alrededor de sí en busca de un charco de sangre que nunca existió. Era imposible, pero cierto: debía estar muerto pero gozaba de tanta vida como antes de comenzar la escalada. Recién en ese momento se acordó de mirar a W. y sintió pena. Sin embargo, no se movería de allí, se haría el muerto para no tener que emprender la subida nuevamente.

_ “¿Has visto lo que yo, Antiguo Cardo?”, preguntó el omnisciente Daibushi, que había tomado como una ofensa personal la miserable actitud de Rómulo. Estaba muy enfadado, probablemente desilusionado, y después de todo tenía razón: Micaela ya les había advertido que debían proceder con corrección. Por lo tanto, El que era el Cardo de Flores no se atrevió a responder; simplemente aceptó que su Maestro se transformara en viento. Nada quedó de él ni de su aura verdosa. ¿Adónde habría ido? Esa era una información que estaba vedada al entendimiento de un contrahecho como él.

La Señora W. no tardó en asomar del precipicio y subir a la cima, donde fue recibida con aplausos y piruetas por El que era el Cardo de Flores.

_ “¿¿Dónde está Alberto P.??”, preguntó alarmada.

_ “Daibushi…”, la corrigió El que era el Cardo de Flores. “Asuntos urgentes demandaron su atención. Sin embargo, hmmm…, tengo que advertirle, querida amiga del final del alfabeto, que no se han portado muy bien que digamos. El Maestro se marchó bastante compungido.”

_ “Pero dime, contrahecho, ¿qué fue eso tan malo que hicimos? ¿Acaso no le es suficiente tenerme aquí mientras mi pobre Rómulo yace muerto allá abajo?”

_ “Ah, ah, vaya error conceptual el suyo, querida amiga. Rómulo está vivo. Y si no, mírelo…” La Señora W. se asomó al precipicio. Desde el fondo, su marido la saludaba agitando una mano. ¡Qué mareo el de W.! Mareo y odio, un odio ácido que creció desde su estómago hasta materializarse en un brutal gargajo que acabó por desintegrarse contra la roca, a centímetros de Rómulo. El que era el Cardo de Flores lanzó una risita, la ayudó a sentarse y salió corriendo para perderse por la otra ladera.

La pareja estaba deshecha. Cada cual permaneció en su lugar sin fuerzas para subir o bajar hacia un encuentro que les iba a saber amargo. Derrotados, pronto la noche los cubrió con su grueso manto de oscuridad.

Publicar en DeliciousPublicar en FaceBookPublicar en Twitter
¡Comparte esta anécdota!
Anuncios

12 comentarios en “La montaña

  1. Sergio Mauri

    Concepción Arenal, habrá sido diáfana y caliente como el aire del desierto que deben atravesar Rómulo y la Señora W.? Nada peor que parecer, a la distancia, un gecko. Y de cerca, ni hablar. Malhadado destino el del cardo de Flores, a quien los amigos, como W. llaman contrahecho así sin más, en la jeta.
    Daibushi, siempre entregado a la magia ancestral. Y Rómulo, que tuvo suerte en no recibir el gargajo de W.
    El relato zigzaguea, magistralmente, en direcciones varias.

  2. Concepción Arenal más que caliente era abrasadora ;-)
    El que era el Cardo de Flores tenía grabado el destino en la palma de la mano. Lo que no tenía era amigos: la Sra. W. es apenas un suspiro de gorrión para el alivio de su contrahechez arlequinesca. Su norte debe ser Daibushi. Espero que se dé cuenta pronto ya que de lo contrario pasará a ser la bola de una ruleta de sucesos agridulces que no dejará de girar.
    Por otra parte, Rómulo zafó de la caída pero no de la deshidratación. En ese escenario, el grueso gargajo de su esposa bien podría haber sido una líquida inyección de amor para sus células en marchitez.
    Zigzaguea el relato, quién sabe dónde se detendrá o en qué número caerá finalmente la bola.
    Gracias por estar allí, Sergei!

  3. Hola Anne. Me pone contento que te haya gustado. Trabajé varios años en un ambiente así. La cuestión es llevar las imágenes que conservo en mi cabeza a esas pocas líneas del texto, y que funcionen. Gracias!

  4. Encuentro tan dificultoso lo que haces que sólo me queda quitarme el sombrero (en este caso el bombín u hongo psilocibino) ante tamaña narrativa e historia.
    Asquerosamente sublime “un odio ácido que creció desde su estómago hasta materializarse en un brutal gargajo que acabó por desintegrarse contra la roca” casi excepcional.
    En mi época de músico encontré tan buenos compositores bajo los puentes que nada me extraña hoy.
    Un abrazo

  5. Estupendo fragmento. Por qué siempre pienso que el pobre Rómulo es una víctima de todos, empezando por su mujer. Creo que su infantil treta le va a traer algo peor que un simple escupitajo.Quizás lo mejor haya sido la separación de su mujer.
    Espero que no se desintegre mientras escribes la continuación
    Salut

  6. Hola eduard. La verdad es que tengo una gran (y dudosamente útil) capacidad para tomar los senderos más difíciles. Si sale bien es divertido, pero no siempre sucede así. Mucho agradezco la sacada de bombín, y la retribuyo con una reverencia oriental de 30 grados.

    La Sra. W. posee recursos femeninos y de los otros. Gargajeando al prójimo es peor que una vicuña. Sin embargo, de haber ocurrido la situación inversa seguramente se habría ofendido profundamente con Rómulo. Ambos tenían motivos para escupirse, pero sus sensibilidades son muy diferentes.

    Saludos!

  7. Hola micromios. Estoy seguro de que Rómulo tiene algo en mente en relación a su señora esposa. Tal vez aparecer como víctima sea sólo una estrategia. O no, quién sabe. Yo conozco a varios que tienen esa forma de relacionarse con los demás. Siempre son ‘víctimas’ de alguien o de algo, o del destino, o de la suerte. Pero la Sra. W. parece estar harta de cargar con él. Al menos, ninguna esposa escupe porque sí a su marido.

    ¡Saludos y gracias por el comentario!

  8. Sergio Mauri

    Pobre Cardo. Contrahecho y arlequinesco, o, lo que es peor, arlequinescamente contrahecho. Una vida así no vale la pena vivirla. Y si el norte es Daibushi, la vieja práctica del seppuku no es nada desdeñable.
    Rómulo debe estar bastante hecho pelota, si necesita una escupida de W. para que sus células vuelvana a brillar.
    Esa bola repiquetea por doquier!! Hasta es probable que termine en una cuarta o quinta docena!!

  9. Rómulo quedó tendido en la roca. No estaba muerto, y eso era lo sorprendente después de tan bruta caída. Sin embargo, pensá Mauri, ¿por qué tiene él que estar pasando semejantes desventuras cuando el tratamiento es para ella?

    Veo que te preocupa El que era el Cardo de Flores. Ojo, que es feliz a pesar de su tamaño y su giba. Es una especie de Larguirucho, no se sabe de qué lado está. Habrá que ver cómo evoluciona todo esto y, por sobre todas las cosas, deseamos que W. se ponga bien de sus pesadillas. ¿¿O no?? Pero el pasillo es largo, y largo el camino…
    ¡Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s