Un oscuro piso deshabitado

Estándar

Esta es la 11a entrega de una anécdota en partes.

Recorrió el departamento de punta a punta. No estaba seguro de estar buscando algo en particular, solamente husmeaba. Los policías habían colocado un precinto de seguridad, pero no fue complicado violarlo. También habían cerrado las persianas, todas, y por esa razón se cuidó bien de no encender ninguna luz. Se las arregló bien con una de ese linternitas que venden en el subterráneo. Al estar todo tan cerrado, el mal olor de la cocina había difundido a los otros ambientes como un manto de niebla. Arrodillarse era decididamente insalubre.

Con sorpresa descubrió que Scalisi tenía una biblioteca pequeña abarrotada de libros que parecían haber sido encuadernados por un aficionado, quizás él mismo en su juventud. Estaban tan apretados que le tomó un buen rato extraer el primero sin arrancarle el lomo, pero luego todo anduvo más fácil. En el estante más alto encontró una edición de Higiene de la alimentación, de José Cellier. A juzgar por el olor del departamento, no lo debía de haber leído jamás. También le llamaron la atención el Manual del Derecho de Caza y del uso de las armas, de un tal Fermín Abella, una Biblia y un Quijote. Si bien el estante del medio no poseía nada interesante, fue en el de más abajo donde encontró algo verdaderamente peculiar. Oculta tras una hermosa encuadernación, en varios volúmenes cuyos lomos aseguraban en letras doradas contener maravillas como La Divina Comedia, Fausto o Crimen y castigo, Scalisi había escondido una inmensa colección de fotos pornográficas antiguas, apenas más modernas que los paladios de finales del siglo XIX. Después de curiosear, cada libro fue devuelto a su ubicación original.

La habitación de Scalisi estaba despojada de todo tipo de decoración más allá de un crucifijo colgado sobre un calendario con la imagen de un perro. Al lado de la cama había una mesita de luz con un velador. Los forenses se habían llevado el cadáver y la ballesta, dejando en la cama las sábanas manchadas con sangre. Llamativamente, el placard estaba ubicado en el pasillo que conducía al cuarto de baño. Estaba repleto de cosas como cajas de cartón, valijas rotas y cajitas de cassettes vacías. Había poca ropa colgada, únicamente unas camisas y un abrigo marrón ensobrado en una bolsa de consorcio. El instinto lo llevó a meter la mano en uno de los bolsillos del abrigo, del cual extrajo una libretita con una nota manuscrita en la primera hoja.

“Hola Doctor. Cuando lea esto yo ya no voy a andar más por acá. Después de lo de anoche, creo que me voy derechito al infierno. Pero sepa que le estoy agradecido, y mucho. Por primera vez en mi vida algo me salió bien, debe estar orgulloso de mí. Perdóneme la letra, tengo muy poca fuerza y la derecha no me funciona. Así que cuando me acueste ya no me levantaré otra vez. Nos vemos en unos años. Luis.”

Cabía la posibilidad de que la nota le produjera empatía, pero no tuvo tiempo de averiguarlo. Un ruido metálico llegó hasta sus oídos desde la puerta de entrada. Alguien estaba intentando abrirla con una ganzúa, tal como él mismo había hecho. Guardó el anotador en un bolsillo, apagó la linterna y se sentó en el sillón frente a la puerta. Algo estaba muy claro: por el barullo y la demora no se trataba de un profesional. Luego de un par de minutos, la cerradura cedió y el intruso ingresó velozmente, cerrando con cuidado la puerta tras de sí. Por un instante permaneció quieto como una escultura en el seno de la oscuridad, como si sospechara que no estaba solo en ese living negro. Antes de que sus pupilas pudieran dilatarse, una luz potente lo atacó de frente, obligándolo a cubrirse el rostro con su antebrazo. Y en ese momento, convencido de que le había llegado la hora, el intruso escuchó una voz conocida que cordialmente le decía:

_ “Adelante, Doctor Kovayashi. Lo estaba esperando.”

Publicar en DeliciousPublicar en FaceBookPublicar en Twitter
¡Comparte esta anécdota!
Anuncios

12 comentarios en “Un oscuro piso deshabitado

  1. Sergio Mauri

    Inesperadísimo giro en los acontecimientos, el lector, siempre dos o tres pasos atrás, o tal vez un decámetro, queda turulato y cariacontecido.
    El suspenso no decae, la trama, ajustada y precisa, metronómica, es digna de la mejor Highsmith o su paralelo cinematográfico, el deslumbrante y quizá oscuro Hitchcock.
    Roset Paul, a la altura, como era de esperarse.

  2. Hola A.B. Muchas gracias por tu comentario y el elogio. Me encanta escribir todo esto, y si al que lee le gusta, mucho mejor aun. Así que bienvenido al Anecdotario.
    Te debo una visita a tu blog; en estos días ando un poco tapado por algunas cuestiones, pero lo haré no bien pueda.
    ¡Saludos!

  3. Y en breve, más misterio! En estos días ando algo atareado con otras cosas, pero pronto volverán Kovayashi y sus amigos con nuevas y extrañas aventuras.
    Saludos, y gracias por leer!!

  4. Ja, exactamente: ni oscuro ni deshabitado. Creo que Scalisi ahora está mucho mejor y, en un punto, Kovayashi puede quedarse algo más tranquilo. Sin embargo, el Dr. aún tiene que solucionar (de alguna manera) el tema de la estrella perdida.
    Después de un breve impasse obligado (este escritor también debe dedicar algunas horas al trabajo…) volverán lo antes posible Kovayashi & friends.
    Saludos!

  5. Sergei, gracias por seguir ahí comentando incluso en medio de mi ausencia. Sabés que estuve ausente por una buena causa.
    Lo antes posible haré que vuelvan estas oscuramente hitchcockianas o metronómicamente highsmithianas historias de Kovayashi y sus peculiares vecinos.
    ¡Abrazo de gol!

  6. Hola Marina. Así es, el encuentro finalmente se dio, aunque Kovayashi todavía no sabe quién ese ese personaje que lo encandila desde el sillón y lo invita a pasar tan amablemente. Si fuera un chico malo, K ya estaría desangrado en el piso. Es de esperar, entonces, que haya novedades importantes para el los futuros días de Kovayashi y el vecindario.
    Oh, los títulos! Un karma, es verdad.
    Gracias por estar allí leyendo y comentando. Y no dejes de hacerlo.

  7. Esta historia es tremenda! Me devoré los últimos seis capítulos de un saque. Estás armando una trama re atrapante, muy bueno!
    Nos estamos viendo por ahí (espero que sin ningún shuriken dando vueltas por el aire).

  8. Cuidado MX: las sobredosis de Kovayashi pueden ser letales ;-)
    Gracias por leer. Me debo una vuelta por cuento*chino… lamentablemente para la literatura, en estos días un glaciar de trabajo me está pasando por encima. Espero que termine pronto y que la morena que quede sea pequeña. ¡Ya volveré!
    Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s