Una estrella fugaz

Estándar

Esta es la 9a entrega de una anécdota en partes.

_ “Maldito sea, viejo…” El grito contenido y rabioso demostraba que Kovayashi había perdido el control. Sin embargo, ¡cuán justificable era su enojo! A las tres y media de la mañana, Scalisi había bajado a la vereda con la ballesta y sin demorar, sí, pero vestido de cualquier manera. No sólo calzaba mocasines; por todo pantalón llevaba unos joggings grises y se cubría el pijama con un antiguo sobretodo marrón Cáucaso, que es muy parecido a la caca de bebé. Es más, olía a ello.

_ “¿Usted me toma por pelotudo o se piensa que tengo ganas de que me maten?” Kovayashi zamarreó al viejo con fiereza y notó, sorprendido, cuán débil estaba ese hombre. “¿Acaso no le dije cómo tenía que vestirse?” Scalisi bajó la cabeza, y como algo de orgullo aún conservaba, le mintió.
_ “No lo recuerdo…” Él casi no tenía otra ropa más que la puesta.
_ “Bueno, ya pensaremos en algo mientras caminamos. No perdamos tiempo ahora porque regresaremos con las manos vacías”. Si Kovayashi no ahorcó al viejo en ese momento fue porque alguien seguramente lo haría en breve.

Una vez en marcha por Tres Sargentos, Kovayashi decidió que avanzarían más rápido por veredas diferentes. Los tacos de Scalisi resonaban en la madrugada como disparos de 22. “¡Qué cagada!”, pensó. La gorda y el otro ya deben de estar esperándolo”. Tres cuadras antes de Roca, Scalisi tuvo que apoyarse contra la pared para recuperar el aliento, y no hubo hombre o dios que lo hiciera volver a dar un paso antes de tiempo. Kovayashi se resignó a esperar; después de restregarse los ojos con las manos le indicó al viejo que cargara la ballesta, cosa que éste hizo de inmediato. El descanso pareció durar una eternidad; finalmente siguieron caminando.

A la luz del sol, los cien metros que anticipaban el cruce con al Av. Roca poseían una belleza particular debido a su arbolado. Sauces negros alternaban con fresnos y tilos añejos. Además, algunos vecinos habían plantado hiedras en los canteros, por lo que varios troncos estaban siempre revestidos con hojas. Muy por el contrario, durante las horas de oscuridad, cuando la calle era una boca de lobo, toda aquella belleza se transformaba en inseguridad. Ni la luz de los faroles ni la de la luna llegaba a los adoquines, y había que tener buena vista o intuición para evitar los tropezones. Así fue que Scalisi, cuya visión no era mejor que la de un topo, salió de la protección de la vereda y prosiguió la caminata por la mitad de la calzada, siempre mirando hacia arriba, aguardando a los tan ansiados cuervos.

Pero Roca estaba cada vez más cerca y Scalisi no se había cruzado ni con un miserable murciélago. Mantenía con firmeza los dedos en la palanca de la ballesta, pero, a decir verdad, no estaba seguro de poder accionarla porque había perdido algo de sensibilidad en el brazo, y no entendía por qué. Buscó a Kovayashi en la otra vereda, mas al no distinguirlo entre las sombras se sintió vulnerable.

Algo lo obligó a mirar al frente, un grito agudo, cascado y amplio. Unos pasos más adelante había un muchacho acodado en la barandilla que rodeaba al cráter donde había caído el Peugeot. El viejo se detuvo en seco; la amenaza iba en serio y él sabía que a esa distancia, un único disparo bastaría para enviarlo al cementerio. Aunque en ocasiones el miedo puede paralizar a una persona, no era el miedo a ese muchacho armado lo que inmovilizaba a Scalisi; era algo más profundo, una sensación tan extraña como el cosquilleo que le estaba impidiendo maniobrar el brazo de la ballesta. Por detrás del muchacho apareció la mujer gorda de pelo amarillo. Ambos le ordenaron que soltara el arma, pero no pudo hacerlo. “Bajálo”, dijo la mujer, y el muchacho amartilló el revolver con un movimiento preciso de pulgar.

Nunca se sabrá qué habría sido de Scalisi si ese muchacho no hubiera demorado el disparo. Fue sólo un segundo o tal vez menos. Tal vez haya querido asegurar el disparo, apuntar mejor; quizás fue la oscuridad o, por qué no, la imagen demencial del viejo lo que lo retrasó. El muchacho nunca sabrá la razón por la que, de repente, su cuerpo dejó de obedecerle y cayó al piso empapado en sangre, en su propia sangre. Como tampoco lo sabrá la mujer gorda, que vio el acero de la estrella fugaz atravesar la calle y clavarse con sus cuatro orientales puntas en el cuello de su compañero, seccionándole vena, arteria y esófago, clavándose sin piedad en una vertebrita cervical. Llena de ira, ella extrajo un puñal de entre sus ropas y se abalanzó sobre el pobre viejo.

_ “¡Dispárele! ¡Dispárele!” gritó un Kovayashi desesperado.

Y en la que probablemente fuera la acción más trascendente de toda su vida, Scalisi se arrancó la ballesta de la mano inútil, y con la otra mano, veloz cual nunca jamás, disparó. La saeta atravesó el pecho grasoso de la mujer, que por el impacto retrocedió varios pasos hasta empujar la barandilla y precipitarse al pozo, muerta.

Luego, todo transcurrió como en los viejos filmes en blanco y negro, en una sucesión de escenas mudas y en cámara rápida. Ambos desaparecieron de esa esquina sin percatarse de que a sus espaldas, una sombra caminaba en la oscuridad desde los árboles a los cadáveres. Kovayashi escoltó al viejo hasta su departamento, hasta su habitación, hasta su mismísima cama, donde lo ayudó a acostarse así nomás, lívido, conmovido, asustado, agitado. En la siguiente escena, el doctor ya estaba en su propia casa, en la bañera. Y en la gloriosa escena final, justo antes de las letras blancas que anunciaban ‘The End’, Kovayashi se tragó la cerveza sin respirar y eructó con la satisfacción del plan concluido.

Publicar en DeliciousPublicar en FaceBookPublicar en Twitter
¡Comparte esta anécdota!
Anuncios

19 comentarios en “Una estrella fugaz

  1. Sergio Mauri

    Scalisi, finalmente, supo templarse con el fuego de los héroes. Quien lo hubiese dicho. El muchacho y la gorda de pelo amarillo tuvieron el final que merecían. Kovayashi, zorro viejo, la tuvo clara.
    Ahora bien, ¿una sombra ominosa aparece en la oscuridad?
    ¿Qué nuevo y tangencial camino se abre en esta historia?
    Una bruma desciende sobre el lector ávido y a la vez desprevenido.

  2. El pobre se sentía mal físicamente, pero interpreto que su espíritu estaba feliz. Sólo que estaba agotado y sin aliento como para expresarlo. La sombra es parte de los imponderables que pueden echar a perder un buen asesinato. Ciertamente, Kovayashi no puede tener pensados todos los detalles. Veremos qué pasa con esto. Por lo pronto, debemos suponer que mientras él toma cerveza, allá afuera siguen pasando cosas.
    Saludos!!

  3. El tema es que Scalisi nunca había tenido la oportunidad de serlo. Con sus ochenta y tantos pirulos parece haber estado a la altura de los acontecimientos, por lo menos para mis expectativas (no sé para Kovayashi). El doctor la tuvo clara, pero la aparición de la sombra me hace pensar que al menos algún detalle se le escapó. Yo en su lugar no perdería tiempo tomando cerveza. Además, esperaría que en algún momento las fuerzas le fallaran, con todo el estrés de esa noche sumado a los días que llevaba sin dormir (al fin y al cabo, el efecto de la cura de sueño química no será eterno, ¿no?).
    Abrazo para el lector ávido!

  4. Exactamente, Scalisi se quedó sin aliento. Si Kovayashi no lo hubiera acompañado (y hasta apuntalado por tramos) creo que el viejo habría caído en la vereda para siempre. No creo que nadie quiera hacerle nada a Scalisi, será un pelmazo, pero no tiene enemigos. Incluso, creo que el barrio se encargará de él si es que no apareciera al día siguiente en la ventana, como es su costumbre. La escena final me la imagino como un punto y coma.
    Salud a la lectora!

  5. esteban

    escalofriante y cargado de sensaciones, el texto mas impresionante que leo en muchos meses

    Larga vida a Kovayashi !!!

    Lo demas esta jugado…

  6. minicarver, viniendo de vos -escritor, cineasta y cinéfilo, este comentario es como recibir una distinción. ¡Gracias!
    En efecto, la noche fue agitada y hubo un testigo. Es cómico: esa sombra, que sabe lo que hicieron Kovayashi y Scalisi, desconoce que nosotros sabemos que estuvo allí. Ese testigo podría ser peligroso para K y S, que creen que están seguros de su anonimato. Alternativamente, si K se enterara de la sombra quizás se vería obligado a elaborar un nuevo plan nocturno al respecto. Veremos cómo sigue esto…
    ¡Saludos!

  7. nos ofreces uno de los elementos claves del misterio y la tensión dramática; el lector o el espectador de cine, sabe algo que los protagonistas desconocen. Alfred Hitchcock lo manejaba muy bien. Por eso nos preguntamos, como lectores, quién es ese personaje que acecha en las sombras… no deje de leer el siguiente capítulo de la serie !!!

  8. Qué bueno es Hitchcock. Ví muchas películas de él. Sólo por mencionar alguna en la que juega con eso que dices: La soga. El baúl con el cadáver está en el medio del salón, ellos (los dos protagonistas principales) no saben que han dejado un pedacito de cuerda colgando fuera del baúl, pero el espectador sí. Y dan una fiesta con muchos invitados. Todos pasan cerca del baúl… Jah, qué tensión! Saludos.

  9. Sergio Mauri

    La tensión puede desmadrar a mas de uno. Esa sombra se cierne sobre Scalisi y Kovayashi como un nubarrón henchido de malos presagios.
    Tengo miedo que me agarre alopecia.

  10. La sombra que acecha Scalisi me da escalofrios. En ella planean cuervos, murcielagos y el pobre Scalisi con visión de topo y sobretodo marrón con olor de idéntico color. Me ha gustado mucho la ambientación.
    Muy interesante el comentario de minicarver.

  11. Tendremos que esperar para saber qué pasa con esa sombra. En ese barrio no sólo viven K, S y la Sra. W. Esa sombra puede ser cualquier otro, y no me extrañaría ya que, por lo que se ve, esos vecinos son todos bastante “particulares”. Además, ¿dónde quedó el tercer integrante del grupo de los chicos malos? Podría ser él… Una cosa que me preocupa es que Scalisi está bastante shockeado y se ha quedado solo en su casa. La sombra me da mala espina.
    minicarver=capo.
    Gracias a todos por leer y comentar!

  12. En estos días sería bueno que la sombra amenazara a K y S como la luz de sol en vez de nubarrones henchidos. Hace una semana que no para de llover por estos pagos.
    Bueno, uno siempre tiene a pensar consecuencias nefastas. Habrá que esperar; no olvides que han ocurrido dos asesinatos. Tanto puede pasar que la sombra elimine a K & S como que los ayude a escapar del país para evitar caer presos. Por ejemplo, digo. O que sea un/una chantajista, es una oportunidad de oro. O que sea un policía de incógnito que hacía tiempo venía detrás de la gorda y el otro. O que sea otro chorro que nada que ver, al que los dos maleantes le ganaron de mano. Él podría haberse quedado satisfecho con solamente quitarle el arma al muchacho. ¿Y si fuera el marido de la Sra. W? Es un personaje que hasta ahora no tomó nada de vuelo, ¿no? ¿Por qué habría hecho eso? No sé, no sé, no sé…
    Abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s