Río ausente

Estándar

Juro que ayer estaba allí. No, no es mi imaginación. Lo podía ver desde mi ventana, tan marrón como de costumbre, clara su línea horizontal, con barcos inquietos que, entiendo, miran de reojo la arboleda costera y adivinan, más allá, la extensa planicie de concreto y adoquines. Pero hoy… hoy es un martes infame. ¿Quiénes me habrán quitado mi río? ¿Dónde pido que me lo retornen? Especulo que tal vez se haya secado. Pero no. Debería ver, al menos, algún pedazo del fondo arenoso. Mientras más lo pienso, más me atemorizo. Se ha detenido el corazón de Buenos Aires. Ya no podremos liberar nuestros desechos hacia el mar. Sólo cabe esperar los primeros síntomas para iniciar la mudanza. Es el río o yo.

Esta pequeñísima fantasía me la contó Daisy Torres, en la época que trabajaba en Puerto Madero.

Anuncios

2 comentarios en “Río ausente

  1. blopas

    Me decía Daisy que estos párrafos que escribió mirando el río eran como fotografías que tomaba mentalmente. Y las fotografías en un día con bruma tienen un encanto particular. Un saludos, WBB.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s